quarta-feira, 26 de outubro de 2016

Isaura en el Líbano

         Mi bisabuelo, el padre de mi abuela materna, nació en la Gran Siria, en Anfeh, región que hoy pertenece al Líbano. Su lengua era el árabe (ISO 639-3, según el Ethnologue), y lo más probable es que no supiera otras lenguas – aunque el árabe no es la única lengua de la región y, aparentemente, algunos de sus familiares supieran también el francés. Llegó a Brasil sin saber nada de portugués, tuvo su nombre adaptado y, como tantos otros extranjeros, los descendientes no mantuvieron su lengua.
Como aclara, haciendo referencia a Harris y Sherwood (1978), Amparo Hurtado Albir, en el segundo capítulo del libro Traducción y Traductología: introducción a la Traductología, todos los que hablan más de una lengua tienen una habilidad innata e rudimentaria para traducir, que es la traducción natural. De esa manera, la autora habla acerca de lo que llama traducción interiorizada, que es lo que pasa cuando comparamos nuestra lengua materna con otra que estamos estudiando, fenómeno que con el transcurso del tiempo, con la profundización del aprendizaje, comienza a desaparecer (es la traducción que se hace cuando uno estudia un idioma y la/el profe le dice: « ¡No traduzcas, piensa en [el idioma]!»).
Como se espera de un hablante de lengua extranjera en tierras extrañas, mi bisabuelo sólo puede haber «producido» muchas traducciones interiorizadas, pero él fue más allá: tradujo del portugués al árabe La Esclava Isaura, obra que sirvió de inspiración para el nombre de mi abuela. Desafortunadamente, no tenemos contacto con los parientes del Líbano, no sabemos dónde está la copia de la traducción de la obra y, aunque supiéramos, no seríamos capaces de leer en árabe. El hecho es que en ese cambio cultural sólo nos tocó la culinaria árabe: los libaneses heredaron, a través de la obra brasilera, un poco de nuestra cultura, mientras nosotros recibimos de allá el hummus bi tahina, el tabulah, el baba ghannuj. Y, con todo eso, me quedo pensando en cómo sería Brasil si mantuviéramos las lenguas de nuestros antepasados. Seguro tendría más sabor.

Referencias:
HURTADO ALBIR, Amparo. “Clasificación y descripción de la traducción”. In: Traducción y Traductología: introducción a la Traductología. Madrid: Cátedra, 2001. p. 43 - 95.
(Y mi madre, quien me cuenta las historias de la familia y de la traducción que jamás vimos).

- Versión en español - 21/10/2016.

Nenhum comentário:

Postar um comentário